≡ Menu

Planteamiento, Nudo y Desenlace

Estás en la estación de tren. Esperas tu próxima salida. Por lo general, siempre hay algún viaje organizado esperando tu mismo tren (tercera edad, colegios,…).

La situación es graciosa. El personal de la estación organiza dos colas. Una para los viajeros normales y otra para los otros. Las colas van aumentando. Llega un momento en el que los que van llegando no saben muy bien donde colocarse. Se colocan en cualquiera de las colas.

Por fin, empiezas a acceder al andén. Dan preferencia al viaje organizado. Van pasando. Los que se confundieron de cola no pueden pasar. Ellos no tienen la culpa. Nadie les dijo dónde colocarse. Da lo mismo. No pueden pasar. ¿Qué tienen que hacer? Hacer cola de nuevo. A la otra. Al final de la cola que queda. Enfados, gritos,…

Otro viaje. Otras colas y la misma situación. Al final, otra vez enfados, gritos,…

Una estructura sencilla que funciona

Las obras de teatro, las películas, las novelas, las… suelen tener una estructura similar. Planteamiento, nudo y desenlace. No es muy sofisticada. Siempre se repite y siempre funciona.

El planteamiento es lo que pasa al principio. Lo que introduce a los personajes. Lo que te va preparando para lo que ocurrirá después. Sin el planteamiento, la obra no se entiende.

El nudo es la acción. El cuerpo de la historia. Dónde pasan las cosas. Es la parte más importante, pero no es la única. Sin las otras dos la historia no tiene mucho sentido. No tiene ninguno.

El desenlace es el final. Presentaron los personajes y la acción, pasaron cosas y finalmente se resuelve todo y termina la historia. Quizá hay un “Continuará”.

Planteamiento

El viaje en tren no es el viaje en tren. Empieza mucho antes. Desde el primer momento. Cuando compras los billetes. ¿Dónde, cómo, fácil, difícil,…? Cuando los recibes. Cuando vas a la estación. Cuando esperas. Cuando haces cola…. Todo es planteamiento.

Tu producto o servicio no empieza en tu producto o servicio. Empieza mucho antes. Empieza cuando tienes contacto con el cliente. Cuando le preparas para lo que va a ocurrir, cuando…

Nudo

Es la parte del león de la historia. La que tiene mayor peso, pero sin el resto no sirve de mucho.

Da lo mismo cómo la hayas trabajado. Si no la has introducido correctamente, no se entiende. No se puede entender. Si el planteamiento no es el adecuado, el nudo es un desperdicio.

Si el planteamiento no funciona, tu producto no funciona. Si sigues organizando mal las colas, no importa cuántos auriculares repartas en el tren. El viaje no es lo mismo. Tu producto no es lo mismo.

Desenlace

Al final, todo termina. Pero hay muchas formas de terminar. Puede terminar mal o puede terminar bien. El fin es importante. Dicen que el principio y el final son los momentos más importantes de una historia. Los momentos que más impactan y mayor recuerdo dejan. Es probable que con tu producto pase lo mismo.

Puedes terminar el viaje y se acabó o puedes terminar el viaje de otra manera. Puedes recibir un correo o un sms esperando que hayas tenido un buen viaje. Que hayas disfrutado del trayecto. Puedes recibir un mensaje agradeciéndote la confianza prestada. Invitándote a repetir. Con un descuento para hacerlo más fácil. ¿Por qué no? Te devuelven la confianza. Así son las buenas relaciones.

Puedes terminar de muchas maneras, pero no todas tienen el mismo efecto.

Las historias siempre repiten el mismo esquema. Planteamiento, nudo y desenlace. Las buenas historias tienen un gran planteamiento, un gran nudo y un gran desenlace. Las malas no.

Tu producto es muy similar. Funciona como las historias. Necesita las tres partes. Cuando te olvidas de alguna, tu producto falla. El viaje no es lo mismo.

Salvador Figueros

Foto: Loco Steve / flickr

{ 7 comments… add one }

Leave a Comment

Loading...
Descarga GRATIS "Dispara Tu Negocio Con Estas 7½ Estrategias"