≡ Menu

¿Qué Tamaño Tienes?

Ésta es una pregunta que tienes que responder. Por lo general, tienes dos posibilidades. Ser grande o ser pequeño. Las dos pueden estar bien.

La primera es algo más tradicional. Tiene mucho que ver con escuelas de negocio. Con libros de management. Con… Es la doctrina ortodoxa. Montas un negocio y hay que crecer. Cuando las cosas van bien, creces. Si no es así, algo pasa. Algo no funciona.

Si quieres crecer rápidamente, si quieres ser más grande, tienes que preocuparte por cosas en concreto. Economías de escala, apalancamiento financiero, recursos humanos,… Existe un universo particular y específico relacionado con el crecimiento. Necesitas dominarlo para crecer con garantías.

Hay otra alternativa. Es mucho menos tradicional, pero puede ser muy gratificante. Decides ser pequeño. Sí, simplemente pequeño. El tamaño no importa. No tienes ninguna obsesión por crecer. No quieres ser más grande.

Esta vía no está en los libros. Por lo menos no está de la misma manera que la vía tradicional. Es mucho menos ortodoxa. Es más personal.

Al final, sólo quieres hacer lo que haces. Quieres hacerlo bien. Tiene mucho que ver con lo que experimentas y poco que ver con el tamaño.

No hay que ser muchos más. No hay que lanzar muchos más productos. No hay que crecer desmesuradamente para que las cosas vayan bien. Sólo hay que hacerlas y disfrutar haciéndolo. Es así.

No creo que haya una solución. Por lo menos, la solución no está en los libros. Está en cada uno de nosotros. Hay cosas que te encajan mejor que otras. Ésta es una de ellas. Hay que decidir.

Salvador Figueros

Foto: Martina Rathgens / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 2 comments… add one }

  • Nuño 4 junio, 2012, 9:28

    Sí, pero uno no siempre puede escoger el tamaño, ya que si haces las cosas bien, lo normal es que vengan cada vez mas clientes, y para seguir haciendo las cosas bien y no fallar en el servicio y la atencion, deberás de crecer o dejar de ser bueno en lo que haces. Por la contra, si decides ser pequeño y la economía es estable la cosa puede funcionar, pero si esta cambia como nos esta pasando en los últimos años, tienes muchas papeletas para desaparecer ya que la caida del mercado (independientemente de tu profesionalidad y servicio) puede provocar caidas en torno al 50% de ventas que en una empresa pequeña son insostenibles. ¿no?

  • Salvador Figueros 4 junio, 2012, 11:03

    Hola Nuño,
    Gracias por el comentario. Es importante lo que comentas. En cualquier caso, ser pequeño no significa facturar menos. Significa no poner el principal foco de atención en el crecimiento.

    Hay un momento en la gestión en la que tendrás que tomar la decisión de dar un salto en infraestructura, capacidad instalada, bla, bla, bla,… con el fin de seguir aumentando tu cuota y tu tamaño. Puedes decidir ser grande y adaptar tu gestión a la nueva etapa o puedes decidir ser pequeño si lo que haces te llena plenamente y no necesitas mucho más.

    Claro que la coyuntura económica afecta. Claro que las empresas grandes tienen más grasa y pueden aguantar mejor. Pero las pequeñas son más ágiles y pueden tomar decisiones más rápidamente. Supongo que todo tiene pros y contras.

    Al final, creo que es una decisión muy personal.

    Saludos

Leave a Comment