≡ Menu

Romper Cosas No Es Una Estrategia De Marketing

Vivimos en el mundo en el que vivimos y ya no vale todo. Tiene cosas buenas y cosas que lo son menos, pero es el que es.

Si tiras un monitor de ordenador por encima de una valla (vía church of customer), te ven. Antes era distinto. Podías escapar. Podías engañar a todos. Soy de esta manera, pero actúo de esta otra.

Se acabó. Te pillan.

¿Demasiada transparencia en la información? Sí. Puede ser malo o bueno. ¿Obligación de ser coherente en todos tus actos? Sí. Bueno.

Gran Hermano

A lo mejor no te has dado cuenta. A lo mejor queda alguien en el mundo que no se ha dado cuenta. Desde luego, FedEx no se ha dado cuenta. El Gran Hermano nos ve.

Sí, ve todo lo que hacemos. Además, lo cuenta. Se lo cuenta a todos y se lo cuenta rápidamente.

Antes, tenías la necesidad de ser coherente. Ahora, tienes la obligación.

Puedes actuar como quieras. Puedes tratar a tus clientes como te parezca oportuno, pero, ahora, la información te pone en tu lugar. Ni mejor, ni peor. El lugar que merecen tus actuaciones.

No puede haber fisuras

Cuando ocurren estas cosas, algo falla. Dices algo, pero tus empleados, tu compañía, actúan de otra manera.

Cuando pasa esto, hay fisuras. En algún punto, se ha roto la cadena. Tu obligación es repasarla (operaciones, personas, sistemas, marketing,…). Encontrar el error y solucionarlo.

Pon tus actos donde pones tus palabras

“Put your Money where your mouth is”. Ésta es una expresión en inglés que viene a decir que pongas el dinero donde pones tus palabras. Hablar no es suficiente. Hay que probarlo.

Aquí puedes decir algo parecido. “Pon tus actos donde pones tus palabras”. Hablar no es suficiente. Hay que actuar como hablas. Si no lo haces, has perdido.

FedEx lo ha aprendido. Lo ha aprendido de la forma más amarga. También lo ha solucionado (en menos de 48 horas había subido un vídeo pidiendo disculpas y contando al mundo su plan de acción para solucionar el problema).

Si quieres evitar este tipo de situaciones, hay una fórmula perfecta. Una fórmula que no falla nunca. Sé coherente 360º.

Salvador Figueros

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment