≡ Menu

¿Sufres Capitanitis En Tu Empresa?

El 13 de enero de 1982, el vuelo 90 de la línea aérea Air Florida esperaba en el Aeropuerto Nacional de Washington en Arlington.

Tenía que haber realizado una parada corta y haber reanudado su vuelo de vuelta a Fort Lauderdale. Los planes cambiaron a causa de una nevada.

El aeropuerto se cerró y el avión permaneció parado hasta que el aeropuerto se abrió de nuevo al tráfico aéreo.

Cuando esperaban para entrar en pista de despegue, el copiloto le comentó al capitán que sería una buena idea revisar las alas. Una nueva revisión para confirmar que no quedaba rastro de hielo.

El capitán desestimó la idea. Ya les habían quitado el hielo unos minutos antes y, ahora, estaban a punto de iniciar el despegue. No tenían tiempo que perder. El copiloto aceptó la respuesta.

El vuelo 90 entró en pista. Aceleró sus motores y despegó. El Boeing sólo pudo alcanzar unos cuantos metros de altura. Treinta segundos más tarde se estrellaba contra el puente de la calle 14 sobre el río Potomac. 77 personas murieron en el accidente.

Capitanitis

Es el efecto que se produce cuando la tripulación no cuestiona las decisiones del capitán. Éste da una orden y la tripulación la ejecuta. No se discute si la orden es correcta o no, simplemente se acepta.

Es un efecto típico de las líneas aéreas o de cualquier otro entorno donde hay una relación de jerarquía y experiencia.

La Capitanitis fue una de las causas del accidente del vuelo 90 de Air Florida y se ha detectado su presencia en otros desastres aéreos.

Mucho más que un problema de aviones

Es fácil encontrar ejemplos de Capitanitis por todas partes. Sólo tienes que mirar a tu alrededor. A lo mejor, sólo tienes que mirar en tu compañía para encontrar un gran ejemplo.

La jerarquía y la experiencia pueden ser una combinación explosiva cuando anula el juicio de los demás. Puede ser tan poderosa que convence a las personas de cosas increíbles. Les hace hacer lo que nunca harían. Simplemente, porque lo dice alguien con más autoridad o más experiencia.

¿Cuál es el remedio?

¿Identificarla? Es difícil. Es difícil reconocer si hay Capitanitis o si tu gente acepta y pone en funcionamiento las decisiones porque las comparten plenamente.

Si esperas identificar la situación para tomar alguna medida, tendrás problemas. Puedes actuar demasiado tarde. Puedes estrellar tu compañía.

Lo mejor es prevenir. Tiene sentido. Adelantarse a la situación. Poner los mecanismos para que no se produzca.

No es demasiado complicado. Sólo es una cuestión de voluntad. Reconocer que la experiencia y la jerarquía a veces fallan. Que a veces se necesita algo más. Que está bien que alguien nos diga qué le parece una decisión importante.

¿El remedio? Pide opinión. Institucionaliza la opinión sobre los temas trascendentales. No aceptes el silencio. Es cómodo, pero no es rentable.

Salvador Figueros

Foto: adpowers / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment