≡ Menu

“Te Quiero Más de lo que Quiero a mi Propia Mier…”

Con una frase así es difícil ser indiferente. Es difícil no mirar. “Te quiero más a ti Raimond. Más de lo que quiero a mi propia mierda”. Ésta es una de las muchas joyas que puedes encontrar en Pink Flamingos.

John Waters rodó la película en 1972. Nada más estrenarse provocó una gran polémica. Poco tiempo después, ya era una película de culto.

¿Qué es Pink Flamingos? Una mala película. Un mal guión. Malos actores. Mala dirección. Mal… Bueno, tiene otras cosas pero todas son malas.

Sí, Pink Flamingos es una mala película. También es una de las películas más famosas de la historia del cine. A veces pasa. Haces algo malo y se convierte en un fenómeno de masas.

La Transgresión

John Waters quiere molestar. La película molesta. Divine, la protagonista transexual, tiene el título de persona más inmunda del mundo. Una pareja surrealista quiere quitárselo. Ya tienes un guión.

Ése es el juego de la película. El mismo que el de su protagonista. La película es inmunda. Es sucia. Es transgresora. Molesta.

Si ése era el objetivo de su director, lo consigue. Colocas a una madre enganchada a los huevos de gallina, una transexual inmunda, una pareja que viola jóvenes para embarazarlas y vender sus hijos a parejas de lesbianas y unas cuantas barbaridades más y ya has cruzado la línea roja. Ya tienes transgresión. Ya tienes polémica.

El efecto Pink Flamingos

La transgresión ayuda. Seguro. Pero no es el elemento más importante. Se han rodado muchas películas trangresoras. Muchas películas donde se dicen y hacen burradas. Muchas películas que van más allá de la línea roja. Es probable que no recuerdes ninguna. Es normal.

Pink Flamingos es diferente. Todos conocen la película. Está en todas las listas. ¿Por qué? ¿Por ser transgresora? Seguramente no. Está en todas las listas por atreverse a serlo. Por ser la primera. El efecto Pink Flamingos.

La lección de marketing

En marketing hay una expresión para hablar de esto. “First Mover Advantage” (la ventaja del primero).

Le puedes llamar como quieras. Efecto Pink Flamingos o First Mover Advantage. Todo tiene sentido. El nombre no es demasiado importante. Es importante el concepto. La fuerza del concepto.

Cuando eres el primero, eres el primero. Cuando eres el primero en hacer algo, nadie te lo puede quitar. Pueden vender más. Pueden ser más grandes. Pero no pueden ser los primeros. No pueden serlo porque lo eres tú.

Pink Flamingos no es lo que es por ser una película transgresora. Que sí que también… Pink Flamingos es lo que es por ser la primera en hacerlo. Lo hizo. Se atrevió y ha pasado a la historia del cine.

Salvador Figueros

Foto: timothyhorrigan / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment