≡ Menu

Todavía No Rompas Las Reglas

En 1999 Marcus Buckingham y Curt Coffman escribieron un magnífico libro titulado “First, Break All The Rules” (Primero, rompe todas las reglas). El libro se ha convertido en una de las biblias del management alternativo.

En él, Buckingham y Coffman afirman que los grandes managers no tienen demasiadas cosas en común. Distintos sexos, edades, estilos y focos. A pesar de sus diferencias, en lo único que coinciden es en su determinación a la hora de acabar con cualquiera de las reglas del management convencional. Eso les hace ser mejores.

“Primero, rompe todas las reglas” es un libro fantástico y el desarrollo que hacen Buckingham y Coffman de la selección del talento, definición de resultados, reconocimiento de las fortalezas,… es brillante. Me parece un libro magnífico y coincido en todo con ellos… excepto en el título.

“Primero, rompe todas las reglas” es un gran título, pero es un título peligroso. ¿Hay que romper todas las reglas? Puede ser. No lo sé. Seguramente hay que romper muchas. Hay que romper las reglas cuando éstas no tienen sentido. Cuando las utilizas como si fuesen recetas. Cuando… Pero antes de romperlas tienes que hacer muchas cosas.

No rompas lo que no conozcas

Puedes ser transgresor. Puedes cambiar todo lo que se te ponga por delante. Puedes intentar llegar donde no llega el pensamiento convencional. Ir más allá siempre es fantástico.

Cuando lo haces sabiendo lo que estás rompiendo, es revolucionario. Si rompes algo sin conocerlo es imprudente. No está ni bien ni mal. Simplemente no sabes lo que estás haciendo. No tienes control.

Respeta las reglas antes de romperlas

Muchas de las reglas funcionan. Sólo por el hecho de ser viejas no significa que no tengan sentido. Han llegado donde han llegado porque han dado resultado durante muchísimo tiempo. Pueden seguir dándolo.

Hace unos meses escribí un post titulado “El Viejo Marketing Nunca Muere”. Hablaba del resultado espectacular que seguían dando las viejas técnicas de Marketing. Las que se han utilizado toda la vida. Cuando las ves en acción y compruebas sus resultados, sencillamente te siguen sorprendiendo. Funcionan y seguirán funcionando durante mucho tiempo.

Cuando tengo dudas al respecto, hecho mano de esas experiencias y las despejo rápidamente.

¿Hay que romper o no las reglas?

Claro que sí. Rómpelas. Rómpelas conociéndolas. Rómpelas con respeto. Atrévete con todo. Sólo lo que se cuestiona mejora. Sólo lo que se cuestiona te permite seguir avanzando. ¡Ah! Cuando lo hagas, asegúrate de poner otra mejor en su lugar. Si no lo haces, la regla de romper reglas no funciona.

El libro de Buckingham y Coffman podría haberse titulado algo así como ”Primero, conoce las reglas. Luego, rómpelas”. Es un título menos comercial, pero seguro que es mucho menos peligroso.

 

Salvador Figueros

Foto: e-magic / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: