≡ Menu

Todos Somos Vendedores

Hay dos tipos de personas. Los vendedores y los vendedores que piensan que no lo son. ¿Tú a qué tipo perteneces?

Los vendedores saben qué es lo que tienen que hacer. Vender es su profesión. Cubren las necesidades de los demás con sus productos o servicios. Solucionan problemas. Cuando dejan de hacerlo, dejan de vender.

Los vendedores que no lo son creen que saben lo que hacen. No trabajan con carteras de clientes. No utilizan argumentarios de venta. No tienen reuniones de ventas. Creen que lo suyo es diferente.

¿La realidad? Todos somos vendedores. Consciente o inconscientemente. Vendemos a todas horas.

1.- Vendemos amistad. Me gusta tu forma de ser, de hacer o de pensar. Te vendo mi tiempo a cambio del tuyo. No hay un intercambio económico. Pagamos con emociones.

2.- Vendemos relaciones sentimentales. Un paso más allá de la amistad. El concepto tiene mucho que ver. Intercambias atracción y pagas con sentimientos.

3.- Vendemos colaboración. Somos un equipo. Funcionamos de forma conjunta. Mi apoyo te ayuda. El tuyo también.

4.- Vendemos atención. Me interesa lo que dices. Me aportas. Tu información me hace sentir mejor. Te vendo mi atención a cambio de tu información.

5.- Vendemos compañía. La soledad puede resultar incómoda. Ofrece tu compañía a cambio de la de los demás. Es un win-win. Todos ganamos.

6.- Vendemos comprensión. Hay muchos momentos difíciles. Tú los tienes. El resto también. Pon en venta tu comprensión y es muy probable que te paguen con la misma moneda.

7.- Vendemos

Realmente, no importa a qué tipo perteneces. Seas como seas eres vendedor. Todos lo somos. Todos vendemos cosas a todas horas.

Está bien. Es lo que hace que el mundo se mueva todos los días.

Salvador Figueros

foto: dok1 / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment