≡ Menu

Un Saxo De Plástico

Nos gustan las herramientas. Es normal. Las herramientas te ayudan a hacer cosas. Si son mejores, tus resultados son mejores.

Las herramientas pueden ser cualquier cosa. Software, hardware,… lo que sea. La idea es que te hagan la vida más fácil.

Tienes un problema que resolver, tienes la herramienta adecuada, tienes una solución. Las herramientas funcionan de esta manera, allanan el camino y dan confianza.

Así pensamos la mayoría. Confiamos en las herramientas. Otros piensan de una manera diferente y hacen cosas increíbles.

El concierto del “Massey Hall”

El 15 de mayo de 1953, la New Jazz Society organizó un concierto de jazz en el “Massey Hall” de Toronto. La idea era reunir en la misma sala a los músicos de jazz más influyentes del momento.

Una de las figuras más conocidas era Dizzy Gillespie. Dizzy se hizo famoso por tocar una trompeta con forma extraña y ser uno de los fundadores del bebop.

Con Gillespie actuaron esa noche el pianista Bud Powell, el contrabajista Charles Mingus, el percusionista Max Roach y el inigualable Charlie Parker.

Parker es posiblemente el mejor saxofonista de la historia del jazz. Un saxofonista joven que improvisaba de una forma desconocida hasta el momento. Con Gillespie y otros fue uno de los iniciadores de una nueva forma de entender el jazz.

El papel de las herramientas

Charlie Parker tenía muchos problemas. Llevaba años consumiendo drogas. La noche del concierto, se presentó sin su saxo alto. Lo había empeñado en Nueva York para conseguir sus últimas dosis de heroína.

La situación era complicada. El saxo era la herramienta de trabajo de Parker. Su saxo alto era el instrumento que le permitía expresar todo su talento musical. Sin saxo, el tema estaba cerrado.

Después de buscar por muchos sitios, sólo consiguió que le dejaran un saxo de plástico. Se presentó en la sala con su instrumento improvisado dispuesto a tocar. La herramienta no era la mejor, pero no había otra.

El concierto tenía mala pinta. Músicos con problemas de drogas, instrumentos musicales de plástico,…

Sal y toca

Sí, todo apuntaba a un desastre total, pero no fue así. No tuvo nada que ver con eso. El concierto de jazz en el “Massey Hall” de Toronto se convirtió en uno de los conciertos más famosos de la historia del jazz.

Los cinco músicos estuvieron fantásticos. A partir de ese momento, se les empezó a conocer como el “Quinteto del Siglo”. Los cinco estuvieron increíbles, pero por encima de todos estaba Charlie Parker.

El saxofonista alto tocó como pocos pueden tocar. Alcanzó unos niveles inimaginables. Llevó a todos los asistentes hasta el delirio musical y lo hizo con… un saxofón de plástico. Charlie Parker consiguió una de las grabaciones (Jazz at the Massey Hall) más increíbles de la historia del jazz con un saxofón de plástico.

No era la mejor herramienta con la que podía contar. Seguramente, no era ni herramienta. No le hizo falta. No pensó demasiado en la calidad del instrumento que tenía entre las manos. No le preocupaba. Salió, tocó y fue suficiente para pasar a la historia.

Las herramientas son importantes, pero no son definitivas. Pueden ayudarte, pero es difícil que solucionen algo que no hayas solucionado tú previamente. Las herramientas son importantes, pero al final siempre eres tú.

Salvador Figueros

Foto: Akewv / flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 1 comment… add one }

Leave a Comment