≡ Menu

Velocidad De Desarrollo, Una De Las Claves Del Éxito En Los Negocios.

Cuando te preguntan cuáles crees que son los factores básicos para conseguir el éxito en los negocios, ¿qué respondes?

Si eres como la mayoría de los mortales, es muy probable que te vengan a la cabeza conceptos como: confianza en uno mismo, perseverancia, resistencia al fracaso, capacidad de relación, deseo de conseguirlo,… En fin, la lista podría continuar, pero te haces una idea.

Todos estos pensamientos son interesantes y, sin duda, influyen directamente sobre las posibilidades reales de alcanzar el éxito en los negocios.

En cualquier caso, lo que es seguro es que pocos incluirían en esta lista la Velocidad de Desarrollo.

¿Qué es la Velocidad de Desarrollo? Dicho de una forma muy sencilla, sería el tiempo que pasa desde que piensas que debes hacer algo hasta que lo haces realmente.

La naturaleza humana es muy particular. Por lo general, tenemos tendencia a lo que los ingleses llaman “Procrastination” que es algo así como dilatar las cosas en el tiempo.

Lamentablemente, cuando esto se produce y posponemos algo se dejan muchas cosas por el camino.

Cuando una idea se desplaza en el tiempo, se pierde mucha de la energía que tenemos en este momento. Cuando nos separamos de nuestras ideas corremos el riesgo de olvidarlas.

Debes tener presente que para poder conseguir el éxito haciendo algo, lo primero que tienes que conseguir es hacerlo. Si antes no has actuado, no pasará nada. Ni bueno, ni malo. Nada.

Los resultados son consecuencias de las actuaciones. Primero actúa y luego evalúa tus resultados.

¡Ah! No te escondas detrás de ninguna excusa. No busques la perfección antes de ponerte manos a la obra. Simplemente hazlo. Pon los primeros mimbres de tu proyecto y lánzate. Siempre tendrás tiempo para mejorarlo por el camino.

Lo peor que te puede pasar es que algunos de tus clientes no queden tan satisfechos como te gustaría. De acuerdo, no es positivo. Pero es algo que compensarás con creces cuando tu aventura empiece a andar y vayas incorporando a todos los clientes que nunca habrías tenido si no hubieses actuado.

El tiempo de reflexión ha pasado. Tienes una idea clara en la cabeza y las ganas de desarrollarla. ¡Adelante!

Salvador Figueros
Foto: Adrian8_8 / Flickr

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment